martes, 2 de enero de 2018

Comprar acciones del Santander ahora, ¿sí o no?

Estamos ante un momento un poco raro para comprar acciones del Santander o de cualquier otra acción del IBEX 35.

En el caso del Santander lo tenemos más fácil.

La empresa ha estado aumentando beneficios netos y por acción año tras año y con unos dividendos estables y jugosos. Y todo esto en medio de graves crisis de por medio como las del 2011, 2015 y con el tema de Cataluña de por medio. Al final se demuestra que cuando una empresa gana dinero, al final eso se paga en la bolsa.

Desde este punto de vista las acciones del Santander no estarían caras, desde luego. Con un dato como el BPA aumentando y el PER acercándose a un solo digito cada vez más, todo indica que tenemos un valor sólido.

Comprar o no comprar acciones del Santander


La verdad es que es una decisión difícil de realizar. Yo mismo no sabría qué hacer. Tengo hasta mis dudas.

Por un lado no me gusta la idea de invertir pensando más en un entorno macro del país, en el cual no veo como España puede pagar la deuda que tiene de manera normal y por lo tanto tendríamos que presenciar otra gran crisis de deuda eventualmente, con lo que los precios de este tipo de acciones deberían caer bastante.

En esa misma tesitura tenemos el tema de que llevamos ya uno de los mercados alcistas másduraderos de la historia en Wall Street, con lo que deberíamos tener un mercado bajista en cualquier momento ya. Esto no puede durar mucho más. No tiene lógica ni se mantiene con las leyes cíclicas de este mundo. El tema es que esto puede durar algún par de años más todavía, claro, y en ese tiempo, tener un mercado alcista que lleve el Santander de los 5,6 actuales a los 12 euros. Todo puede pasar.

Luego, en el lado positivo, tenemos lo que comenté al principio. Los números están muy bien, y si tuviéramos que decidir el invertir basándonos en ellos ahora sería un buen momento, tanto como casi cualquier otro en los últimos años, aunque el ideal fue en los peores momentos de los anteriores mercados bajistas como el del 2015/2016, pero no todo el mundo puede ser adivino.

invertir en santander 2018
Se va estrechando la cotización del Santander

Bien, viendo el grafico a largo plazo tenemos un valor que es como si se tratara del IBEX 35. No muy diferente la verdad. Por lo tanto, aquí ya podemos ver que el destino de las acciones del Santander dependerá de lo que pase en España, su Estado y su economía, sin duda. Si tenemos crecimiento, el Santander crecerá, si tenemos recesión, las acciones del banco sufrirán. Sencillo.

Lo que sí podemos ver a largo plazo, además del supermercado lateral en el que se ha metido este valor, es el hecho de que el mismo se va “estrechando”.

De esta manera vamos formando un embudo, que se va aproximando a 3,5 por debajo y 6 por encima, marcando el soporte y resistencia a tener en cuenta a largo plazo.

Esto tampoco quiere decir mucho, pues las acciones pueden bien quedarse cotizando en ese rango por unos años más. Siempre que nos sigan dando esos dividendos será una inversión aceptable, desde luego.

soporte en 5 y resistencia alrededor de 6

En el más corto plazo, podemos ver que seguimos en el lateral creado desde hace ya casi un año, con el valor rondando los 5 y 6 euros, sin saber a dónde ir. Estos soportes y resistencias en 5 y 6 euros son los puntos a tener en cuenta en los próximos meses.

Un tema interesante es ver cómo estamos tocando la media móvil de 200 días en el gráfico diario o  la de 10 meses en el gráfico mensual.

En ambos casos tenemos que estamos ante un punto de inflexión. En los mercados alcistas de principios de los 2000, hasta el 2007, esas señales fueron buenos momentos para comprar acciones del Santander, con continuaciones bastante fuertes del mercado alcista.

En los años posteriores, dichos momentos fueron, en su mayoría, señales de que íbamos a entrar en momentos de crisis.

No obstante, como siempre, cuando dichas medias móviles fueron perforadas de manera significativa, llevando el precio a los 4 euros, fue un buen momento de comprar. Posiblemente siga siéndolo en el futuro.

En cuanto al clima inversor, tenemos incluso al banco sacando pecho con Botín diciendo que está dispuesto a hacer compras si ve oportunidades. Claro, se ve con exceso de liquidez y poder de caja, y tiene que justificarlo. Ya sabemos, en este mundo hay que crecer o te comen.